aprender a quererte

Ya lo he contado en más de una ocasión, la música me calma, me llena, me hace saltar por los aires o romper a llorar, va encauzando mis emociones y las transforma dándoles el tiempo y el lugar que necesitan para estallar. Hace un par de semanas mi marido me dijo que escuchara una canción, me dijo que me iba a gustar, y así fue, de nuevo como hace años fue escucharla y mis ojos se llenaron de lágrimas, era justo lo que necesitaba. Me gustó tanto que llevo una semana escuchándola siempre que lo necesito, justo además me llegaron mis auriculares Sudio tan elegantes y bonitos que vienen conmigo a todas partes, me inspira y me apetecía escribir sobre ella.

sudio-3
Auriculares Sudio

Antes de escribir me encantaría que la escucharas, párate y escucha la letra y luego seguimos…

Adoptar no significa solo tener un hijo, no significa ser madre “y ya está” (maravillosa palabra que implica tanto, tanto…) en nuestro caso significa más y para esto hay que prepararse y prepararse bien. Esta canción de Morat me parece que es un buen resumen si fuera la técnica que da la formación obligatoria para empezar el proceso de adopción sin duda empezaría por aquí: APRENDER A QUERERTE.

¿Cuándo empezaste a querer a tus hijos? ¿Cuándo empecé a querer yo a los míos? En mi caso la respuesta es clara, mucho antes de tenerlos en brazos, desde el primer momento que aparecieron en mis pensamientos, en el comienzo de mi embarazo de elefanta que con mi primera hija duró casi cinco años y con este segundo hijo vamos a hacer dos. A veces no puedo evitar pensar ¡Ya podía ser más corto ésto, jolines! Pero luego me encuentro con canciones como esta que me dan la respuesta inmediata: “ANTES DE ESTAR JUNTO A TI, POR TODA LA VIDA, QUIERO APRENDER A QUERERTE”. No sé cual era la inspiración de Morat para escribir esto, pero en mi caso es fácil interpretar que se refiere a la espera de nuestros hijos, a la preparación de lo que va a venir ¿O es que no nos preparamos la mente cuando por ejemplo buscamos a la persona que queremos a nuestro lado? En la adopción es lo mismo, dos vidas HECHAS se encuentran y creerme que aunque existen los flechazos, lo normal es que cuando nos veamos por primera vez hayan caras de susto, miedo, desconocimiento y a veces desconfianza, y no hablo solo del sus caras, también las nuestras. Tenemos que enamorarnos y preparar bien el corazón para dar rienda suelta al vínculo que nos une como padres a nuestros hijos.

sudio-11

sudio-7sudio-16

La canción dice “ No sé nada de tu historia, ni de tu filosofía, para aprender a quererte voy a estudiar como se cumplen tus sueños, voy a leerte siempre muy lentamente quiero entenderte…” Esto me recuerda mucho a las horas que dedicamos a saber de Etiopía y ahora de Vietnam, su gente, sus fiestas, sus costumbres, su historia, su origen! La vida de nuestros hijos no empieza con nosotros, ellos ya tienen una e intentar borrarla creo que es un grave error. En muchas ocasiones no tendremos la información y la iremos descubriendo por eso es tan importante cuando vienen nuestros hijos dejarles SER, descubrirlos, aprender a quererlos, ir enamorándonos poco a pocos, ellos de nosotros y nosotros de ellos.

La genética da pistas, esa es la verdad. Por ejemplo, mi sobrina los primeros meses de vida no se reía y todos decíamos ¿Por qué no se ríe? Y mi madre siempre contestaba lo mismo: su padre era un seriote, tampoco se reía (ahora ríe a carcajadas) pero me entendéis verdad? O cuando un bebé llora mucho y oímos a los abuelos ¡Tú también eras muy llorona de bebé menudas noches nos diste! Os suena verdad? En nuestro caso no tenemos pistas, esos comentarios no son válidos, partimos de CERO. Es todo nuevo, un ser totalmente diferente a nosotros que se irá vinculando con nuestra forma de vivir hasta sonreír igual (esto requiere otro post, este tema me fascina) ¿Pero y mientras? El proceso de conocimiento en la adopción es imprescindible y se puede convertir en una auténtica aventura sobre todo si cuando te encuentras con tu hijo o hija éste ya tiene más de dos años, no solo tiene una vida (que es suya y no tuya) si no unas experiencias que están ahí y hay que saber descubrirlas y… quererlas, sean las que sean.

“Quiero tenerte aunque solo sea un momento Y SI ME DEJAS tal vez toda la vida…” Maravillosa frase que implica tanto… En la construcción de la familia hay dos vidas, dos historias, nosotros hemos elegido pero ¿y ellos? Leí muchos artículos sobre el apego y el vínculo, un termino IMPORTANTISIMO en la adopción, en el amor en general, hacernos uno al otro poco a poco. Como dice la canción “enseñarte a extrañarme” que es lo mismo que aprender a querernos, a buscarnos, a necesitarnos. Mi hija con cinco meses y cuatro kilos se tomaba los biberones sola, se dormía sola, se entretenía sola, y a eso algunos lo llamaban autonomía ¡Qué bien ya esta enseñada es muy autónoma! Nosotros elegimos desaprender, enseñarle a necesitar, dejarse querer, dejarse ayudar, sobrevivir juntos. He visto familias que desde el día uno han dicho: yo soy tu madre, y el es tu padre. Y es cierto pero… ¿Ellos han elegido esto? La naturaleza ha hecho su marcha y en el caso de nuestros hijos existe un punto de inflexión, ellos también han sido hijos biológicos ¡No podemos borrarles este comienzo! Hay un giro, un cambio de dirección que poco a poco habrá que descubrir, para mí es muy importante ojalá no se me olvide nunca eses “Y si me dejas…”

Y por último: “No descansaré solo quiero tenerte a mi lado, luego que mi voz te demuestre lo que te he esperado…” En este trocito me acuerdo de muchos correos que recibo y que tantas veces me sirven de inspiración. No descansaré aunque muchas veces de nosotras salga el famoso grito al mundo:¡Ya no puedo más! Lo cierto es que en la mayoría de historias que conozco sí se puede y sigues sin descanso aunque creas que no te quedan fuerzas, y aguantas lo que no esta escrito ni jamás pudiste imaginar, un día tocas fondo y al día siguiente como si en sueños le hubieras rozado la cara… te levantas con fuerzas para seguir luchando. Pura magia.

Gracias Morat por esta canción, Sudio Auriculares por ponérmelo tan fácil, a mis hijos por enseñarme desde antes de existir a ser vuestra madre y a vosotros que leéis, que me escribís, que me acompañáis por ser mi inspiración.

sudio-12sudio-13

Dulces sueños…

Anuncios