el temido examen

Yo no sé qué me pasa que hasta los virus son bienvenidos en casa. A veces cuando vamos muy deprisa algo nos tiene que frenar, en mi caso un virus de la barriga me ha parado durante 48 horas esta semana. A esto le sumo que llevo una semana y media haciendo una dieta sana comiendo productos que hasta ahora habían pasado desapercibidos y me siento fenomenal y con tres kilos menos ¡¡Ya ves, embarazada de ocho meses y adelgazando!!

Estas semanas estoy recibiendo correos preguntándome por las entrevistas de la idoneidad,  la valoración que nos hacen al empezar el proceso de adopción para declararnos idóneos y entonces poder adoptar.  Este parón me ha ayudado a sentarme delante del ordenador y a pensar en una nueva sección que quizás pueda ayudar a quien está empezando: ADOPTAMOS. Me gustaría que fuera una sección donde compartir experiencias en el proceso de adopción, las familias que esperan (y esperan mucho) pasan por una montaña rusa emocional y administrativa, encontrar experiencias siempre ayuda, aquí tendréis las mías espero contar con las vuestras.

La primera curva en esta montaña rusa viene con la Valoración Psicosocial o entrevistas para el certificado de idoneidad.

Realmente las entrevistas para la idoneidad es algo que suele preocupar, o más bien inquietar a las familias, no deja de ser una valoración que se compone de varias entrevistas y una visita a domicilio, dos profesionales y tu familia.  Es temido porque realmente es “un examen” si apruebas pasas y si suspendes entras en una lucha interna y con el sistema importante, aunque las profesionales digan que no es un examen (y yo soy de la rama) sí lo es, y con esa sensación y con una valeriana (en mi caso) fuimos a la primera entrevista: Nervios, emoción por empezar, las manos sudan, un botellín de agua y previa conversación con tu marido (¡¡Cómo si no nos conociéramos!!) de fechas  y argumentos claros para no mostrar incoherencias. Éste realmente es el panorama previo al menos en mi caso. Es cierto que, como todo, dependerá de cómo lo viva cada uno, qué carácter tengas, cuanto más introvertido pues un poco más difícil porque obviamente son entrevistas donde se toca lo más delicado de tu vida y de las emociones. Aquí hay que hablar sí o sí. Al final resulta ser todo más sencillo y dejarse llevar es lo mejor que puedes hacer pero claro, es un momento muy importante y no todas las familias lo viven igual así que lo mejor es  sacar la parte positiva y pensar ¿cuando me he sentado con mi pareja a decirnos cosas buenas el uno del otro, o a hablar de proyectos, emociones o a hacer un recorrido desde que nos conocimos…? Pues este puede ser un buen momento. Si el objetivo está claro  y los argumentos también… hay que ir a las entrevistas sin miedo e ilusionados por empezar.

Aun así la primera sensación suele ser ¿Y por qué a mi me tienen que hacer pasar ésto y a mis amigos los embarazados no? ¿Os suena verdad? Es cierto que ésta puede ser la actitud del principio, yo hoy, después de todo el recorrido profesional y personal lo entiendo mucho más: no todos los motivos que pueden llevar a tomar la decisión de adoptar a un hijo son válidos, en otras palabras, adoptar es dar una familia a un hijo, no un hijo a una familia (frase que las familias escuchamos muchísimo y que a veces duele pero es la esencia de la adopción). Con esto no pretendo asustar, las familias que llegan a las entrevistas y no son declarados idóneos son muy pocas y conozco casos que tras años de luchas con abogados lo han terminado consiguiendo, pero veía importante añadir también esta parte, hay que tener claro que la maternidad biológica no es lo mismo que la maternidad adoptiva, son diferentes y por eso todo, hasta el proceso para llegar a los hijos, es diferente.

El caso es que es fundamental la actitud, sin estar a la defensiva, tranquilos y teniendo claro que lo que hace que estés ahí es traer a casa a un niño que necesita una familia donde desarrollarse como persona feliz. Aun así recuerdo la primera vez que nos enfrentábamos a la primera entrevista, cuando entramos tenía un nudo en la garganta y habló primero mi marido, yo hice un par de respiraciones y dejé que todo fuera fluyendo, la psicóloga y la trabajadora social fueron amables y correctas, les extrañó nuestra juventud e hicieron bastante hincapié en nuestra edad y la seguridad (al principio cuestionable) que veían en nosotros.

La primera fue una entrevista conjunta de unas dos horas, salimos de allí contentos sobre todo porque por fin habíamos empezado,  la conversación se había desarrollado con tranquilidad y poco a poco consiguieron un clima de confianza. Hablamos de cómo habíamos llegado a tomar la decisión de adoptar, los motivos y las expectativas.  La segunda entrevista, ya mucho más relajada fue individual, primero fue mi marido y a las dos horas yo, en esta entrevista con la psicóloga hablamos de nosotros mismos y cómo veíamos al otro, las virtudes, las fortalezas etc.  Y luego nos hicieron un test psicotécnico de casi 200 preguntas. Lo reconozco, las últimas que eran series las hicimos juntos ¡A mí la cabeza no me daba para más! La tercera fue la visita a domicilio de la trabajadora social. Tranquilos ¡no abren armarios ni revisan cajones como en las pelis! Yo compré nuevas hasta las plantitas de la terraza, la casa estaba reluciente y bonita y luego fue algo bastante más sencillo. En un alarde de familiaridad le compré ensaimadas a la trabajadora social e hice café porque quedamos a las ocho de la mañana, y ella me lo agradeció pero me dijo que no (no pasa nada, nos los almorzamos después mi marido y yo). Le enseñamos la casa y ni se fijó en mi plantitas tan monas que había comprado, obviamente la gracia no es valorar cómo andamos de decoración pero reconozco que esta entrevista llega a obsesionar. Y en la última entrevista se concreta algo más el perfil del menor, la edad  y las características que hay que tener en cuenta por ejemplo si es una adopción transracial o de necesidades especiales, como era nuestro caso, la raza, las diferencias, cómo trabajarlas en casa , los recursos, profesionales de apoyo etc.

Mi experiencia ha sido positiva en general, las profesionales que nos valoraron fueron  respetuosas y aunque hicieron mucho hincapié  en nuestra juventud y rapidez en todo, casarnos, tener hijos, adoptarlos y no seguir con tratamientos, pues al final entendieron que era seguridad y no desesperación como creían (siempre hacen hincapié en algo , aviso!). Conozco familias que la decisión de adoptar no pasa por una faceta de infertilidad sino que directamente quieren adoptar a sus hijos y realmente andamos tan tan despacio en este tema que les han hecho muchísimas preguntas y cuestionado más los motivos por los que adoptan como si esto fuera una  segunda opción ¿Por qué no puede ser la primera?

Por tanto si tuviera que poner ingredientes para salir con un buen sabor de boca de este paso necesario para llegar a nuestro hijos serían: naturalidad, tranquilidad, sinceridad (tampoco hace falta contarlo todo todo todo, las cosas fluyen!) y una buena actitud y mirada a la crítica constructiva de las profesionales, si o si nos van a preguntar y si o si vamos a contestarles: Quiero a este hijo que ya forma parte de nuestra familia y superaré los obstáculos que hagan falta hasta llegar hasta él cueste el tiempo que cueste.

Y lo más importante, es un paso más para llegar a nuestros hijos, y al final ésta es la clave y el motor durante el tiempo de espera, cada día un día menos, cada paso un paso menos. Ánimo papás y mamás del corazón, cuantas más preguntas os hagan más argumentos encontrareis para gritar al mundo que estáis preparados para todo con tal de algún día tenerl@ en los brazos.

¡Feliz puente!

 

 

 

 

Anuncios

4 comentarios en “el temido examen

  1. Hoy teníamos cumple familiar, y hemos acabado hablando de Marieta y de sus papas, y yo decía cada vez que leo el blog es como si lo escribiera yo… Marta si supieras el bien qué haces a todas las que estamos esperando…
    Gracias!!

    Me gusta

  2. Ay @martigim, eres un poco brujilla…. Lees el pensamiento…..
    Tienes la gran capacidad de ver el lado positivo en las cosas más duras. Este es un post necesario, de gran ayuda y desde un punto de vista muy motivador. Enhorabuena!!!!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s