Mi año de descubrimientos. Hasta siempre 2015

Los propósitos no me acaban, no suelo cumplirlos soy más de improvisar pero los balances sí me gustan, además este año mi balanza se dispara hacia arriba realmente el 2015 ha sido año intenso y cargado de buenísimos momentos y muchos descubrimientos empezando por mí.

Muchos años pensando cómo sería yo de madre y bastante curiosidad sobre la maternidad adoptiva. Este año he aprendido que las madres adoptivas no solo somos madres que quieren y crían a nuestros hijos, en nuestro caso no es suficiente con amar, he aprendido que tenemos otra tarea especial: sanar, ser una mamá terapéutica (otro día escribiré sobre esto). He aprendido a tener más empatía y no ser tan exigente, en vez de reaccionar responder, pasar de las opiniones y teorías generales a creer en mi instinto, dejar de preguntarme qué hay que hacer y pasar a preguntar qué necesitas, me he reído muchísimo,  los dos años de mi hija incluyendo las rabietas están siendo muy interesantes ojalá nunca se vayan los recuerdos.

Llevamos juntos muchos años, más años juntos ya que separados. Pensaba que nos conocíamos al dedillo, pues no, este año he redescubierto a mi marido y me apasiona, estoy segura que el 2016 te traerá el regalo que deseas.

Normalmente estoy metida en muchos “tinglados” mi vida de por si suele ser intensa, a veces necesito tranquilidad pero suelo nadar bien en la intensidad. Este año he aprendido a priorizar a saber qué es lo realmente importante en cada momento y qué no lo es. Ahora me toca buscar el equilibrio.

Mi familia es una familia unida, nos queremos y no estamos todo el día diciéndonoslo, simplemente crecemos juntos. hablando de crecer este año me ha regalado a mi cuñada y a una sobrina que está a punto de nacer, somos una familia diferente supongo que mis padres nos han regalado una mente abierta y dispuesta a todo, por eso hemos recorrido mundo buscando el amor de nuestras vidas, el caso de mi hermano a su mujer (Tengo una Preysler en la familia) y en nuestro caso a nuestros hijos. Mis hermanos pequeños ya no son tan pequeños y este año nos han pasado muchas cosas pero todas las hemos compartido , para mí lo más especial ha sido ver cuánto quieren a nuestros hijos y como han cambiado nuestras vidas con ellos dentro. No me puedo olvidar de mi yayo a quien recuerdo cada día y con el que siempre aunque ya no esté tendré una relación especial, gracias yayo por haber esperado a mi hija y haberla deseado tanto como yo, desde allá arriba elige a nuestro segundo hijo tú.

Mis amigos y su paciencia, los que me dicen la verdad siempre aunque a veces me duela, los que tienen que tirar de mí porque me empeño a veces en escurrirme y esconderme, a los que necesito dedicar más tiempo menos whatsaps y más cenas y cafés.

Otra cosa que me ha regalado esta año ha sido un espacio para mí. Soy un poco especial y como estoy en mil sitios pues me cuesta centrarme en uno en cncreto, tengo un problema en las rodillas que no me ha permitido hacer deporte nunca y cuando lo he intentado acabo agotándome y tirando la toalla, hasta ahora no había encontrado nada que me apasionara de verdad. El curso de Jessica Davey abrió la puerta de mi creatividad y me ha descubierto una forma de relacionarme divertirme y sentirme bien conmigo misma a través de la fotografía. Ha sido  mucho más que un curso, me ha hecho creer en mí y mis posibilidades, estoy realmente contenta.

Abrir esta ventana al mundo me está trayendo un montón de cosas buenas. Esperar a mi segundo hijo haciendo el Blog está siendo para mí muy positivo, esperarle tranquila, disfrutando del momento, diciéndole al viento que le quiero y le deseo es tener cogido muy fuerte nuestro Hilo.  No sabía que era capaz de emocionar y vuestros mensajes me han llenado de energía para seguir en esta aventura. He descubierto que las vidas se unen y que yo debo de dar lo que un día recibí, que nuestra vida tiene trascendencia y no quiero guardármela para mí. Gracias a Instagram y al blog estoy descubriendo a gente interesantísima y muy bonica que me transmiten un buen rollo increíble y me hace estar muy acompañada (más de lo que fisicamente ya estoy) en este embarazo de elefanta, como dice la canción ” me hace tanto bien”! Belen Rocio y Maca de La Señorita, Mi Goretti querida, Sandra y Elena de PoleoMentaTejiendo, mi amiga y hermana Lylivive, M.jose y su cariño , María y la tarde tan bonita de recuerdos que pasamos en casa, Vicki MissLittleC y nuestras “coincidencias” y mi querida mamá del corazón y compañera de viaje Elena en fin…que estoy muy muy agradecida, acabo el año queriendo mucho y sintiéndome muy querida y al final esto es lo importante en la vida, no?

IMG_6069IMG_6074Screenshot_2015-12-30-16-13-33-1

Hasta siempre 2015

G R A C I A S

el hilo rojo #navidadesmimarietaytu

Estamos pasando unas Navidades realmente especiales. Son las segundas juntos pero el año pasado Marieta era muy pequeña y yo estaba (siii lo reconozco) un poco histérica aun con los horarios las rutinas etc. Estos días están siendo emotivos me he reído me he emocionado he llorado y hemos disfrutado mucho en familia, y no solo la familia de sangre que es maravillosa, también sería absurdo para mí hablar de familia sin ampliar este concepto a mi familia querida del corazón.

El día que nos casamos un buen amigo nos dijo: Tener las puertas de vuestra casa siempre abiertas. Y estas palabras se quedaron en nuestra mente , nos encanta que nuestros amigos vengan a casa, la Navidad se pasa en familia y ellos lo son así que el año pasado organizamos una cena el segundo día de Navidad con ellos y la de cosas bonitas que salieron de ahí, lazos reforzados, teléfonos que sonaron a los pocos días con noticias muy esperadas y relaciones construidas en el amor. Este año hemos repetido, hemos crecido y tenemos más hijos en el corazón había que coger fuerte del Hilo que nos une a ellos y qué mejor estirón que celebrar que seguimos juntos en Navidad.

IMG_6967

Realmente me metí en la cama agotada pero muy emocionada, fue una velada bonita y emotiva, 14 adultos, ocho benditos y deseados hijos sentados y tres hilos que tiran fuerte desde Etiopía China y Vietnam. No es ninguna broma, cuando quedamos  estoy convencida de que los estamos llamando, cuando hablamos de ellos los atraemos cuando les reímos y lloramos les estamos acercando a casa, estoy segura, tras la quedada del año pasado llegaron a los pocos días tres de los hijos que hoy están con nosotros y estoy segura que en los próximos días algo pasará.

Pensando en esta idea se me ocurrió hacerles un regalo de bienvenida, dulce y especial así que busqué a Montse de  @Similamartedulce  y le conté lo que me pasaba. Al día siguiente tenía una idea preciosa en mi buzón, galletas en forma de corazón con los colores del origen de nuestros hijos y con una imagen dentro que andaba buscando desde hacía tiempo y por fin he encontrado: el símbolo precioso de nuestro hilo rojo. Cuando lo ví pensé por fin, lo he encontrado y lo más especial para mí fue que Montse supo con cuatro palabras que le dije plasmar en su delicada galleta todo lo que siento.

IMG_7027
Vietnam
IMG_7022
Etiopía
IMG_7002
China

Cuando mis amigos vieron las galletas les encantó. Nada más entrar hicimos un brindis sobre este bonito dibujo, nuestro largo y enredado hilo rojo, dimos las gracias por los hijos que tenemos aquí y por los hijos que nos esperan allá. Por nuestra amistad y los lazos tan fuertes que nos unen, por el duro recorrido, por las horas y horas de trabajo buscando soluciones movilizando a muchísima gente contando nuestras historias, por los sueños compartidos y por todo lo que nos queda por vivir, en definitiva por este Hilo Rojo que todavía sigue y sigue y no sabemos hasta donde nos llevará  tira muy fuerte de nosotros, y es normal, es que en la otra parte esperan nuestros hijos.

IMG_7013

Especialmente hoy me acuerdo de dos Hilos que llevan mucho tiempo enredados, haciéndose nuditos año tras año y sus mamás hoy sonríen, esperan, aguantan el tiempo que haga falta.  Hoy con todas mis fuerzas estiro del hilo con vosotras, mamás y amigas valientes. Jamás hubiera pensado la fuerza que nos dan nuestros hijos y hasta dónde se puede aguantar por amor . Os queremos S. y A. estoy convencida de que este año va a ser especial ¡No soltéis jamás el Hilo, nos esperan en Etiopía!

IMG_7024-1

IMG_6978

¡Gracias por todo Montse, tus galletas han sido la forma más bonita y dulce de decir cuánto nos queremos!

Feliz y Rica Navidad

te regalo una señal

Llevo días sin escribir, me he sentado varias veces delante del ordenador a ver qué pasaba pero nada. Me quedo mirando la pantalla y mi cabeza se va a otro sitio ¿Y yo qué tengo que contar ahora? En este embarazo hay muchos días de silencio, semanas incluso meses (no quiero ni nombrar los años). En el mes de noviembre no ha habido ninguna asignación y en el mes de diciembre a día de hoy tampoco. Tenía la esperanza de empezar el año un poquito más cerca pero parece que la lista sigue igual, bastantes familias por delante. Llevo unos días taponando mis sentimientos como si no tuviera derecho a quejarme por tener ya una hija, como si por ser madre adoptiva tuviera que tener asumido ya los pros y contras de este embarazo y tuviera que aguantarme, total “ya tengo una hija” (esto lo he escuchado…). Estoy feliz, muy feliz María y mi marido es la familia que he soñado pero mi corazón sigue buscando y esperando a este segundo hijo como todas las mamás y he decidido que no quiero guardarme esto para mí, claro que me llena mi hija pero es que tengo dos,  no sé dónde pero está y en la distancia cuido de él/ella pienso en el/ella y hablo de él/ella porque dentro de mi esta vivo, existe en mi.

Y así con este batiburrillo de sentimientos me planto en NAVIDAD, quedan pocos días para que la casa se llene de gente, regalos, villancicos, dulces y turrones. Hace siete años el día de noche buena una muy buena amiga me dijo que estaba embarazada, yo sabía que lo deseaba mucho pero mi corazón estaba tan atascado que fue inevitable darle un abrazo con lágrimas que ella supo recoger con cariño. Llegamos a casa y lloramos ¿Algún día llegará? Lo recuerdo perfectamente. Luego le dije a mi madre que no teníamos ganas de la cena de noche buena y ella me dijo que tenía una sorpresa para mí, teníamos un invitado especial que necesitaba mucho más que yo, así que me puse un buen quitaojeras me pinté los labios me recogí el pelo y nos fuimos a casa de mis padres sin saber que quien esperaba allí estaba a punto de dar un vuelco a nuestra vida.

Cuando llegamos mi madre nos recibió y al entrar en el comedor una mesa preciosa con el buen gusto que le caracteriza y sentado mi tío D (que es trabajador social como yo) con un chico negro que jamás había visto en mi vida ¿Pero quien era éste? pensé. Era B. es Etíope (yo sabía que esos ojos no podían ser de otro sitio) atravesó océanos como polizón con solo 12 años en busca de un sueño y meses después como un milagro llegó al puerto de Valencia donde estaba trabajando mi tío en un programa de Cáritas, al verlo en el estado que estaba se lo llevó a su casa, le cuidó le alimento y  luego estuvo en un centro de menores hasta que fue mayor de edad. Esa noche mi tío lo trajo a cenar en familia y sus palabras fueron nuestro alimento, toda la noche embobados escuchando cómo es el mundo allí fuera, cómo es la vida real, como es la lucha de verdad. Por primera vez escuchamos hablar de Etiopía, de su gente, de su familia, de Addis Abeba, esos ojos nunca los olvidaré se quedaron en mi pensamiento y ya no se fueron jamás. El nunca lo sabrá pero esa noche todo cambió. Si me llego a quedar en casa me hubiera perdido la primera señal que justo iba a llegar en Navidad: Etiopía acababa de cruzarse como un sueño en nuestra vida y se quedaría para siempre. Fue una noche diferente, mi marido  y yo estuvimos toda la noche cogidos de la mano, estábamos sorprendidos qué estaba pasando, conforme hablaba B nuestro corazón se encendía más y más, la tristeza se fue y esa noche buena llegó la primera Señal.

¿Tú crees en ellas? Yo sí. Para todos aquellos que esperan, sea lo que sea, mirar alrededor y descubrir que donde menos te lo esperas está la felicidad puede ser un buen comienzo para esta Navidad. Yo dejé de pensar en mí cuando dejé de mirarme a mí y mirando “al otro” lo descubrí: la señal está por ahí. Hoy siete años después sigo buscando mis señales, me iluminan los ojos de Marieta y feliz, sé que la encontraré.

IMG_4432

¡Feliz día!

 

 

 

 

mi saquito de arroz

Hace unos meses se puso en contacto conmigo María, periodista y profesora de la universidad de Navarra, me contaba uno de los tantos proyectos en los que andaba trabajando y me proponía formar parte por un día de uno de ellos.

Stolperstein es un proyecto diferente (la idea me encantó desde el primer momento pararos a leer para mí esta palabra ha sido un descubrimiento) es una página web de historias que te hacen tropezar e inclinan la balanza hacia la esperanza y el optimismo frente a las noticias desgarradoras de cada día, supongo que algo de mí, o mejor dicho de mi familia hizo tropezar a María y parar, y éste es el resultado, se cruzó media España para estar con nosotras una tarde y así contar nuestra historia. Espero que os guste tanto como a mí.

Gracias María, además de que tener algo especial que enseguida vimos en tus ojos, nos has hecho recordar cada instante y ha sido un buen empujón para mi familia, estoy loca con mi saquito de arroz.

https://stolpersteinblog.wordpress.com/2015/12/07/la-mejor-familia-del-mundo/

¡Feliz noche amigos!

 

el temido examen

Yo no sé qué me pasa que hasta los virus son bienvenidos en casa. A veces cuando vamos muy deprisa algo nos tiene que frenar, en mi caso un virus de la barriga me ha parado durante 48 horas esta semana. A esto le sumo que llevo una semana y media haciendo una dieta sana comiendo productos que hasta ahora habían pasado desapercibidos y me siento fenomenal y con tres kilos menos ¡¡Ya ves, embarazada de ocho meses y adelgazando!!

Estas semanas estoy recibiendo correos preguntándome por las entrevistas de la idoneidad,  la valoración que nos hacen al empezar el proceso de adopción para declararnos idóneos y entonces poder adoptar.  Este parón me ha ayudado a sentarme delante del ordenador y a pensar en una nueva sección que quizás pueda ayudar a quien está empezando: ADOPTAMOS. Me gustaría que fuera una sección donde compartir experiencias en el proceso de adopción, las familias que esperan (y esperan mucho) pasan por una montaña rusa emocional y administrativa, encontrar experiencias siempre ayuda, aquí tendréis las mías espero contar con las vuestras.

La primera curva en esta montaña rusa viene con la Valoración Psicosocial o entrevistas para el certificado de idoneidad.

Realmente las entrevistas para la idoneidad es algo que suele preocupar, o más bien inquietar a las familias, no deja de ser una valoración que se compone de varias entrevistas y una visita a domicilio, dos profesionales y tu familia.  Es temido porque realmente es “un examen” si apruebas pasas y si suspendes entras en una lucha interna y con el sistema importante, aunque las profesionales digan que no es un examen (y yo soy de la rama) sí lo es, y con esa sensación y con una valeriana (en mi caso) fuimos a la primera entrevista: Nervios, emoción por empezar, las manos sudan, un botellín de agua y previa conversación con tu marido (¡¡Cómo si no nos conociéramos!!) de fechas  y argumentos claros para no mostrar incoherencias. Éste realmente es el panorama previo al menos en mi caso. Es cierto que, como todo, dependerá de cómo lo viva cada uno, qué carácter tengas, cuanto más introvertido pues un poco más difícil porque obviamente son entrevistas donde se toca lo más delicado de tu vida y de las emociones. Aquí hay que hablar sí o sí. Al final resulta ser todo más sencillo y dejarse llevar es lo mejor que puedes hacer pero claro, es un momento muy importante y no todas las familias lo viven igual así que lo mejor es  sacar la parte positiva y pensar ¿cuando me he sentado con mi pareja a decirnos cosas buenas el uno del otro, o a hablar de proyectos, emociones o a hacer un recorrido desde que nos conocimos…? Pues este puede ser un buen momento. Si el objetivo está claro  y los argumentos también… hay que ir a las entrevistas sin miedo e ilusionados por empezar.

Aun así la primera sensación suele ser ¿Y por qué a mi me tienen que hacer pasar ésto y a mis amigos los embarazados no? ¿Os suena verdad? Es cierto que ésta puede ser la actitud del principio, yo hoy, después de todo el recorrido profesional y personal lo entiendo mucho más: no todos los motivos que pueden llevar a tomar la decisión de adoptar a un hijo son válidos, en otras palabras, adoptar es dar una familia a un hijo, no un hijo a una familia (frase que las familias escuchamos muchísimo y que a veces duele pero es la esencia de la adopción). Con esto no pretendo asustar, las familias que llegan a las entrevistas y no son declarados idóneos son muy pocas y conozco casos que tras años de luchas con abogados lo han terminado consiguiendo, pero veía importante añadir también esta parte, hay que tener claro que la maternidad biológica no es lo mismo que la maternidad adoptiva, son diferentes y por eso todo, hasta el proceso para llegar a los hijos, es diferente.

El caso es que es fundamental la actitud, sin estar a la defensiva, tranquilos y teniendo claro que lo que hace que estés ahí es traer a casa a un niño que necesita una familia donde desarrollarse como persona feliz. Aun así recuerdo la primera vez que nos enfrentábamos a la primera entrevista, cuando entramos tenía un nudo en la garganta y habló primero mi marido, yo hice un par de respiraciones y dejé que todo fuera fluyendo, la psicóloga y la trabajadora social fueron amables y correctas, les extrañó nuestra juventud e hicieron bastante hincapié en nuestra edad y la seguridad (al principio cuestionable) que veían en nosotros.

La primera fue una entrevista conjunta de unas dos horas, salimos de allí contentos sobre todo porque por fin habíamos empezado,  la conversación se había desarrollado con tranquilidad y poco a poco consiguieron un clima de confianza. Hablamos de cómo habíamos llegado a tomar la decisión de adoptar, los motivos y las expectativas.  La segunda entrevista, ya mucho más relajada fue individual, primero fue mi marido y a las dos horas yo, en esta entrevista con la psicóloga hablamos de nosotros mismos y cómo veíamos al otro, las virtudes, las fortalezas etc.  Y luego nos hicieron un test psicotécnico de casi 200 preguntas. Lo reconozco, las últimas que eran series las hicimos juntos ¡A mí la cabeza no me daba para más! La tercera fue la visita a domicilio de la trabajadora social. Tranquilos ¡no abren armarios ni revisan cajones como en las pelis! Yo compré nuevas hasta las plantitas de la terraza, la casa estaba reluciente y bonita y luego fue algo bastante más sencillo. En un alarde de familiaridad le compré ensaimadas a la trabajadora social e hice café porque quedamos a las ocho de la mañana, y ella me lo agradeció pero me dijo que no (no pasa nada, nos los almorzamos después mi marido y yo). Le enseñamos la casa y ni se fijó en mi plantitas tan monas que había comprado, obviamente la gracia no es valorar cómo andamos de decoración pero reconozco que esta entrevista llega a obsesionar. Y en la última entrevista se concreta algo más el perfil del menor, la edad  y las características que hay que tener en cuenta por ejemplo si es una adopción transracial o de necesidades especiales, como era nuestro caso, la raza, las diferencias, cómo trabajarlas en casa , los recursos, profesionales de apoyo etc.

Mi experiencia ha sido positiva en general, las profesionales que nos valoraron fueron  respetuosas y aunque hicieron mucho hincapié  en nuestra juventud y rapidez en todo, casarnos, tener hijos, adoptarlos y no seguir con tratamientos, pues al final entendieron que era seguridad y no desesperación como creían (siempre hacen hincapié en algo , aviso!). Conozco familias que la decisión de adoptar no pasa por una faceta de infertilidad sino que directamente quieren adoptar a sus hijos y realmente andamos tan tan despacio en este tema que les han hecho muchísimas preguntas y cuestionado más los motivos por los que adoptan como si esto fuera una  segunda opción ¿Por qué no puede ser la primera?

Por tanto si tuviera que poner ingredientes para salir con un buen sabor de boca de este paso necesario para llegar a nuestro hijos serían: naturalidad, tranquilidad, sinceridad (tampoco hace falta contarlo todo todo todo, las cosas fluyen!) y una buena actitud y mirada a la crítica constructiva de las profesionales, si o si nos van a preguntar y si o si vamos a contestarles: Quiero a este hijo que ya forma parte de nuestra familia y superaré los obstáculos que hagan falta hasta llegar hasta él cueste el tiempo que cueste.

Y lo más importante, es un paso más para llegar a nuestros hijos, y al final ésta es la clave y el motor durante el tiempo de espera, cada día un día menos, cada paso un paso menos. Ánimo papás y mamás del corazón, cuantas más preguntas os hagan más argumentos encontrareis para gritar al mundo que estáis preparados para todo con tal de algún día tenerl@ en los brazos.

¡Feliz puente!