intimidades de elefanta

A veces además de ser una elefanta también soy un cangrejo, hay días que mis emociones me confunden y parece que de un paso atrás. Lo parece pero no lo es,  simplemente me paro y miro sin miedo atrás, es necesario parar y pensar, y hoy me apetece hacerlo aquí

Después de muchos años han aparecido sensaciones que pensaba que ya estaban más que trabajadas. Mi entorno (familia, mamás de la guarde, amigas, compañeras de trabajo y el mundo entero) me recuerda que ahora es el momento de un segundo hijo. El otro día teníamos una actividad de padres en la guardería y echando un vistazo rápido en la clase de mi hija el 80% están embarazadas. En el cole deben de hablar de hermanitos y de familias porque ayer mi hija me abrió el escote de la camiseta para mirar y me preguntó ¿Dónde está el hermanito mami? La abracé y le dije en el corazón de los tres pequeña. Y se fue convencida, por el abrazo obviamente que es lo único que entendió.

Estoy enamorada de nuestra elección, creo que es lo más intenso, emocionante que jamás viviremos mi marido y yo. La espera, el encuentro y ahora la vida juntos es un regalo que me hace ver con otros ojos la realidad. Me enseña a esperar, a respirar, a controlar, a respetar, saca de mí lo mejor y también por qué no decirlo lo peor, los momentos de enfado también son como los momentos de euforia, multiplicado todo por 1000. También me enseña a comunicarme, a tener cuidado con el lenguaje, a ser respetuosa, a luchar por otros valores, a defender y encontrar el equilibrio. Me enseña a vivir intensamente cada momento. Cuando compré el primer chupete a María antes de conocerla tuve una dosis de felicidad aproximadamente de 24 horas ¡Por un chupete!

Cuando al día siguiente de asignarnos a María vi que salía en el Diario Oficial de la Comunidad Valenciana que se necesitaban familias para adoptar niños con necesidades especiales en Vietnam, me lo imprimí. Pensé, estoy loca y me van a llamar loca, pero me lo guardé. Así soy yo, sabía que desde pequeña quería ser mamá, lo que no sabía es que para serlo mi vida se iba a revolucionar 180 grados.

Desde el 11 de marzo esperamos a este segundo hij@. Cuando le dije a María “en el corazón pequeña” era de verdad y cada vez más en el pensamiento. Han pasado ocho meses no tengo ni la más remota idea de cuánto habrá que esperar más pero presiento que mucho, mucho más. Todavía no estoy cansada, ni desesperada ni nada de eso, supongo que un embarazo de elefanta de cuatro años ha sido un buen entrenamiento, aun así yo formo parte de una sociedad, y mi vida aunque es especial y diferente se mezcla con muchas más que a veces tambalean mis sentimientos. Lo cierto es que es maravilloso pero muy complicado llegar a nuestros hijos, mi maternidad me enamora pero a veces también me angustia, hay tantas cosas que tienen que suceder para que estén en mis brazos que este proceso no es válido para cuadriculados y organizados. Por más que me empeñe debo de aprender a vivir en el día a día y eso es tan difícil… El sistema no está pensado para mí (ni el resto de familias adoptivas) somos invisibles, podemos estar a punto de explotar pero no tenemos bajas que nos permitan prepararnos los días antes de tener a nuestro hijo en brazos, tenemos que hacer como si nada pasara y el mundo gira y gira y no puedes parar.

En la actividad del cole el 80% estaban embarazadas y en breve tendrán a su bebe en brazos, yo automáticamente pienso ¡Yo también estoy embarazada, yo también espero un segundo hijo! pero… ¿Cuándo? Pues ni idea  ¿Cómo? Pues tampoco lo sé, necesitas vacaciones reservadas y acumuladas para irte de viaje (con María estuvimos dos veranos sin vacaciones rogando que nos las guardaran sin saber que todavía quedaba mucho tiempo), necesitas mucho dinero porque son procesos costosos, necesito kilos de paciencia, parar la cabeza de vez en cuando, necesito buscarme las castañas porque las leyes no están hechas para nosotros, necesito que el mundo entienda y me pregunte por nuestro segundo hijo sin necesidad de que me asome una barriga, necesito que no ocurra nada en el país y para eso miro cada día las noticias, y necesito buscar señales por todas partes que me indiquen que en algún rincón del mundo está o estará nuestro hijo esperándonos.

Entonces, cuando aparecen estos sentimientos y las complicaciones para ser madre  me pesan empiezo a recordar toda la adopción de María y a imaginar cuando nos llamen para decirnos que tenemos otro hijo o hija, su nombre, la edad, y también me pongo a pensar en la habitación, en la forma de hacer un hueco ya en casa, me imagino el momento de coger el avión con Marieta, llegar a Vietnam, que nos la den en brazos… y entonces se me pasa todo, vuelvo a enamorarme de mi vida y de mi familia y no querer otra forma de que crezca. A veces parece un paso atrás pero no lo es, la verdadera razón es que estoy disfrutando muchísimo de este momento dulce como mamá, que estoy enamorada de mis hijos, que quiero noches en vela, maratones de horarios y colegios, rabietas y muchos muchos momentos como los que estoy viviendo y quiero hacerlo al ritmo del mundo pero no es posible, no puede ser ya aunque lo desee con toda mi alma. Mi vida, mi familia lleva otro tiempos, sencillamente el tiempo necesario para que a miles de kilómetros nazca mi segundo milagro. Mientras… aquí nos quedamos esperando, gracias por acompañarme.

Feliz noche…

IMG_2455

 

Anuncios

15 comentarios en “intimidades de elefanta

  1. Aihhh estos embarazos de elefanta!!!!!
    Yo tambien tengo uno pero diferente …
    Que ganas de que te vayan dando noticias y nos vayas informando.
    Me ilusiono mucho con tu embarazo!!!!!
    Mucho animo mi amor, a ver si el año que viene nos trae buenas noticias!!!!!
    Un besote muy grande

    Me gusta

  2. Animo!!!!!En todos los embarazos hay dias buenos,regulares y malos.Días de angustias,días de lloros,días de risas,días q te da por pensar…todo estará bien? Voy a llamar a la “gine” q hoy no lo noto,la gente,tus amigas te dicen..paciencia, tranquila, q no todos los dias se mueven,no te pongas histérica (pero ahí estas tu dándole vueltas y vueltas)
    En fin si esto es en un embarazo de 9 meses q sera en un embarazo de elefanta?
    Animo otra vez q ahora lo q toca es disfrutar de Maria y del superembarazo.besitos

    Me gusta

  3. Eres la caña!! Te he conocido por casualidad en instagram y me he enamorado de tu familia y vuestra historia. Además de que tienes una princesa guapísima, que tiene la enorme dicha de ser amada por unos padres maravillosos, por lo cual doy gracias a Dios. Un angelito más al que se le ha dado una segunda oportunidad para tener la felicidad y le amor que se merece. Se me saltan las lágrimas de pensarlo. Y que tengas el coraje de ir a por el segundo te hace alguien inmejorable. Cuentas con todo mi apoyo y mis oraciones para que salga todo bien y que pronto puedas tener noticias de tu hijo, ponerle carita, enamorarte de él con más conciencia. Soy abogada, y me encantaría especializarme en adopciones para echaros una mano a campeones como vosotros. Porque no se me ocurre una forma más linda de ejercer el derecho y buscar la justicia. Vivo en Valencia y soy mamá de 2 peques. La mayor tiene la edad de tu niña. Si fuera posible que nos conociéramos un día y presentar a nuestras nenas sería increíble! Ya me dirás que te parece. Un abrazo inmenso. No te rindas. El amor duele y agota pero vale la pena ¡MADRAZA!

    Me gusta

  4. Otra elefanta aqui en busca de señales, señales de q viene, de q el proceso va bien, de que algun día todo esto sera una historia que contar, la historia de como nos convertimos en familia 💜 llegará

    Me gusta

  5. Qué bonito tu post!! Me he emocionado leyéndolo. Tu hijo está en vtro pensamiento y en el de Dios, q ya está cuidándolo e ingeniándoselas para hacéroslo llegar cuando sea el momento perfecto.
    Mucho ánimo en la espera!!! Te admiro.
    Un abrazo

    Me gusta

  6. He llegado a tu blog de casualidad, a través de una fotografía de Jessica, a la que también sigo y nos hizo un sesión de familia. Efectivamente su luz es maravillosa. Casi tanto como la que tú desprendes, querida….
    Pocas palabras tengo…
    Qué te parece si te digo que mi animal preferido es el elefante????
    Por aquí me tendrás.
    Un abrazo y dulce espera te deseo
    La paciencia comienza con lágrimas y al final sonríe. Es la frase con la que empezaba mi trabajo de doctorado y que aplico a muchas situaciones de la vida.

    Me gusta

  7. Me ha encantado, ha sido tan íntimas estas palabras que nos has dedicado. Ánimo, mucho ánimo, intenta convertir esa impaciencia de muchos momentos en ilusión porque llegará!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s