intimidades de elefanta

A veces además de ser una elefanta también soy un cangrejo, hay días que mis emociones me confunden y parece que de un paso atrás. Lo parece pero no lo es,  simplemente me paro y miro sin miedo atrás, es necesario parar y pensar, y hoy me apetece hacerlo aquí

Después de muchos años han aparecido sensaciones que pensaba que ya estaban más que trabajadas. Mi entorno (familia, mamás de la guarde, amigas, compañeras de trabajo y el mundo entero) me recuerda que ahora es el momento de un segundo hijo. El otro día teníamos una actividad de padres en la guardería y echando un vistazo rápido en la clase de mi hija el 80% están embarazadas. En el cole deben de hablar de hermanitos y de familias porque ayer mi hija me abrió el escote de la camiseta para mirar y me preguntó ¿Dónde está el hermanito mami? La abracé y le dije en el corazón de los tres pequeña. Y se fue convencida, por el abrazo obviamente que es lo único que entendió.

Estoy enamorada de nuestra elección, creo que es lo más intenso, emocionante que jamás viviremos mi marido y yo. La espera, el encuentro y ahora la vida juntos es un regalo que me hace ver con otros ojos la realidad. Me enseña a esperar, a respirar, a controlar, a respetar, saca de mí lo mejor y también por qué no decirlo lo peor, los momentos de enfado también son como los momentos de euforia, multiplicado todo por 1000. También me enseña a comunicarme, a tener cuidado con el lenguaje, a ser respetuosa, a luchar por otros valores, a defender y encontrar el equilibrio. Me enseña a vivir intensamente cada momento. Cuando compré el primer chupete a María antes de conocerla tuve una dosis de felicidad aproximadamente de 24 horas ¡Por un chupete!

Cuando al día siguiente de asignarnos a María vi que salía en el Diario Oficial de la Comunidad Valenciana que se necesitaban familias para adoptar niños con necesidades especiales en Vietnam, me lo imprimí. Pensé, estoy loca y me van a llamar loca, pero me lo guardé. Así soy yo, sabía que desde pequeña quería ser mamá, lo que no sabía es que para serlo mi vida se iba a revolucionar 180 grados.

Desde el 11 de marzo esperamos a este segundo hij@. Cuando le dije a María “en el corazón pequeña” era de verdad y cada vez más en el pensamiento. Han pasado ocho meses no tengo ni la más remota idea de cuánto habrá que esperar más pero presiento que mucho, mucho más. Todavía no estoy cansada, ni desesperada ni nada de eso, supongo que un embarazo de elefanta de cuatro años ha sido un buen entrenamiento, aun así yo formo parte de una sociedad, y mi vida aunque es especial y diferente se mezcla con muchas más que a veces tambalean mis sentimientos. Lo cierto es que es maravilloso pero muy complicado llegar a nuestros hijos, mi maternidad me enamora pero a veces también me angustia, hay tantas cosas que tienen que suceder para que estén en mis brazos que este proceso no es válido para cuadriculados y organizados. Por más que me empeñe debo de aprender a vivir en el día a día y eso es tan difícil… El sistema no está pensado para mí (ni el resto de familias adoptivas) somos invisibles, podemos estar a punto de explotar pero no tenemos bajas que nos permitan prepararnos los días antes de tener a nuestro hijo en brazos, tenemos que hacer como si nada pasara y el mundo gira y gira y no puedes parar.

En la actividad del cole el 80% estaban embarazadas y en breve tendrán a su bebe en brazos, yo automáticamente pienso ¡Yo también estoy embarazada, yo también espero un segundo hijo! pero… ¿Cuándo? Pues ni idea  ¿Cómo? Pues tampoco lo sé, necesitas vacaciones reservadas y acumuladas para irte de viaje (con María estuvimos dos veranos sin vacaciones rogando que nos las guardaran sin saber que todavía quedaba mucho tiempo), necesitas mucho dinero porque son procesos costosos, necesito kilos de paciencia, parar la cabeza de vez en cuando, necesito buscarme las castañas porque las leyes no están hechas para nosotros, necesito que el mundo entienda y me pregunte por nuestro segundo hijo sin necesidad de que me asome una barriga, necesito que no ocurra nada en el país y para eso miro cada día las noticias, y necesito buscar señales por todas partes que me indiquen que en algún rincón del mundo está o estará nuestro hijo esperándonos.

Entonces, cuando aparecen estos sentimientos y las complicaciones para ser madre  me pesan empiezo a recordar toda la adopción de María y a imaginar cuando nos llamen para decirnos que tenemos otro hijo o hija, su nombre, la edad, y también me pongo a pensar en la habitación, en la forma de hacer un hueco ya en casa, me imagino el momento de coger el avión con Marieta, llegar a Vietnam, que nos la den en brazos… y entonces se me pasa todo, vuelvo a enamorarme de mi vida y de mi familia y no querer otra forma de que crezca. A veces parece un paso atrás pero no lo es, la verdadera razón es que estoy disfrutando muchísimo de este momento dulce como mamá, que estoy enamorada de mis hijos, que quiero noches en vela, maratones de horarios y colegios, rabietas y muchos muchos momentos como los que estoy viviendo y quiero hacerlo al ritmo del mundo pero no es posible, no puede ser ya aunque lo desee con toda mi alma. Mi vida, mi familia lleva otro tiempos, sencillamente el tiempo necesario para que a miles de kilómetros nazca mi segundo milagro. Mientras… aquí nos quedamos esperando, gracias por acompañarme.

Feliz noche…

IMG_2455

 

Anuncios

segundo cumpleaños de María

Llevaba varios meses pensando en el cumpleaños, me hacía mucha ilusión organizar una fiesta para María pero este año el presupuesto estaba bastante limitado, así que decidí crear yo misma la decoración . Además este año lo celebraríamos en la casa de pueblo de mis padres en Estivella, como los cumples de antes: en el patio la comida y en la calle los niños jugando sin problema.  Hice banderines en tonos fucsias y uní muchos globos de todos los colores que decorarían parte de la calle donde iban a estar jugando los niños, una gran mesa decorada con pompones y pequeños detalles hechos por mí.  Los días de antes hizo un calor estupendo, así que decidimos hacer en vez de merienda, un almuerzo y de esta manera podíamos hacer la fiesta en la calle con solecito y sin nada de frío. Parece un poco raro porque lo normal son las meriendas pero yo quedé encantada con la idea.

IMG_1639

Los días de antes iban anunciando en la tele que venía la ola de frío . Vaya por Dios qué justo, que venga el domingo, pensaba yo! efectivamente el sábado amanecimos nubladísimos y lo que es peor ¡Con viento! No pudimos montar los banderines ni los globos ni la mesa fuera, solo en la puerta cogidos bien fuerte pudimos poner globos de colores y dentro los pompones. En fin, tenía bastantes papeletas para que esto sucediera, arriesgué y esta vez me salió más bien regular y no pude decorar la fiesta como lo tenía planeado, pero como siempre acabó saliendo el sol y fue una fiesta de lo más familiar y especial, este año los invitados eran mini-invitados,los amiguitos del cole de María, al fin y al cabo ellos son los protagonistas.

Aunque hacía frío teníamos el conjunto perfecto para ir abrigada e ideal a la vez, esa semana nos llegó un regalo para María de nuestra querida La Señorita su nuevo Peto de orejas de conejo, no puede ser más original y divertido,a todos les encantó. Y cómo no la corona de Petitorele que me conquistó (nunca mejor dicho) en cuanto la vi, no se la quitó ni un momento son blanditas y de tela, para mí la corona más bonita.

 

IMG_1567

IMG_1548

Y para los más pequeños escogimos juegos creativos: La casa de Cartón de Tu Luna de Papel fue un éxito, además de decorar y ambientar una fiesta para tan pequeños estuvieron toda la mañana pintándola con ceras de colores y entrando y saliendo sin parar. Sin duda  la casa de cartón fue el juego perfecto no solo para ellos, también para jugar con los papás, se lo pasaran fenomenal y si no mirad la cara de María emocionada con su casita.

IMG_1593   IMG_1616

Y como siempre, salio el sol! y pudimos pasar el resto de la mañana en la calle, la tarta, los regalos y las chuches, todo fue muy divertido, María estaba alucinada y muy feliz. La verdad es que ese día pasa volando, ver a María y a mi familia y amigos disfrutar de su felicidad es algo que me llena y aun me emociona. Al soplar las velas no pude evitar que mis deseo volara hasta Vietnam donde está mi otra mitad. mariacumo

IMG_1886

IMG_1776IMG_1860

Todo fue muy fácil y sencillo, María recibió muchísimo cariño de su familia y sus mini invitados, yo acabé agotada pero muy feliz de verla crecer y crecer así, llena de vida y energía. Por cierto el globo del 2 que con tanto empeño compré pensando que era lo más instagramer del momento… fue un shock para los pequeños invitados incluida María, les daba miedo no querían ni verlo así que metí al 2 en la habitación riéndome de mí misma y pensé que al final lo más importante de todo no es lo último en decoración (aunque me encanten las tendencias), ni los detalles ni los banderines que se quedaron sin colgar y de los que tan orgullosa estaba, al final, lo importante, lo realmente importante es que María crece y crece repartiendo por donde va felicidad, es nuestra pequeña guerrera y una bendición.

 

IMG_1562

Muchísimas gracias por todo vuestro cariño.

 

 

 

 

 

 

el milagro de tu vida

Hace dos años a miles de kilómetros de aquí estaba naciendo nuestra pequeña superviviente. Llevo todo el día emocionada, más que el año pasado. Este año especialmente necesito recomponer ese momento, me imagino el lugar, cierro los ojos y puedo verla tan pequeñita agarrándose fuerte a la vida. Siento tanto que no consigo ponerle nombre a mis emociones, siento una inmensa gratitud hacia su madre biológica a quien en días como hoy tengo en mi cabeza y en mi corazón especialmente. Miro a mi hija y puedo imaginarla bonita como ella. Ojalá pudiera por un momento decirle que es una niña muy feliz, que está bien y que ha llenado por completo la vida de mucha gente. Ojalá pudiera darle las gracias por su vida que meses después sería para nosotros.

El día que María nació sé, gracias a las redes sociales whatsapp etc, que al otro lado del mundo estábamos nosotros, como un día cualquiera, esperando y desesperando por que llegara nuestra hija, sin saber que en ese instante estaba ocurriendo un milagro. Recuerdo esos días, el 19 de noviembre del 2013 hacía frío y nos fuimos a buscar decoración a la montaña para hacer centros de navidad para un mercadito solidario por Etiopía. Llovía pero necesitábamos un día de naturaleza y desconexión. Nos levantamos tarde sin prisas, nos pusimos calentitos y nos fuimos a Estivella a coger piñas y troncos. Esos días estuvimos bastante solos (cosa rara la verdad) y pasamos ratos largos en casa. Sin saberlo estábamos preparándonos para su nacimiento, los dos tranquilos, en casa, juntos y esperando. Meses después sabríamos que naciste ese día, cuando supimos la fecha enseguida hice recorrido por facebook Instagram y whatsap y supe que cada segundo estábamos pensando en ti, por eso hija mía naciste con una fuerza inmensa tan pequeñita y fuerte, porque te estábamos amando hasta el infinito y más allá.

Mañana es su cumple y soy la mamá más feliz del mundo, aunque lleve un rato escribiendo y a moco tendido no encuentro las palabras para agradecer su vida y nuestra vida juntos. El sábado haremos una fiesta de cumpleaños, estamos recibiendo regalos preciosos, mucha gente celebra tu vida pequeña guerrera. Felicidades mi amor, mi vida y mi regalo.

Te queremos hasta el infinito y más allá

 

 

 

pequeñita pequeñita

El tiempo está pasando tan tan rápido… ver crecer a María está superando con creces mi proyecto de maternidad. Sabía que iba a ser muy feliz pero ¿Tanto? Cada día es una sorpresa y nos reímos mucho juntos, me hace mucha risa sus conversaciones y sus salidas tan graciosas sin duda tengo una hija que ni en mis mejores sueños.

Cuando fuimos a consellería los datos indicaban que era una niña pequeñita pequeñita, tanto que la consellería nos planteaba hablar primero con médicos pediatras y pensarnos bien la aceptación ya que no éramos una familia con disponibilidad para menores con necesidades especiales y los datos indicaban que podíamos estar frente a una niña pequeñita pequeñita que iba a necesitar mucho trabajo. A la propuesta de la consellería Jesús y yo nos miramos como diciendo !¿está loca, si es nuestra hija y es maravillosa?!! No tuvimos miedo ni en ese momento entendíamos qué quería decir la técnico de conselleria que un poco más y le arrancamos los papeles de la mano para firmar la asignación de la niña pequeñita pequeñita a la que estábamos esperando desde hacía mucho tiempo.

Casi dos años después de este día ésto quedó en una anécdota porque aunque hemos dedicado mucho tiempo a ejercicios de motricidad, estimulación y sobre todo brazo, brazo más brazo besos abrazos y más abrazos, pues… María no solo no nos está dando trabajo si no que estamos recibiendo la vida entera de ella. No está siendo nada difícil, sus ritmos nos han permitido a su padre y a mi echar un poco el freno y no correr tanto, reorganizar prioridades, renunciar a cosas importantes y dedicar tiempo, mucho tiempo a estar juntos.

Cuántas veces me he preguntado ¿Si las cosas hubieran salido cuando yo quería y como yo quería hace muchos años me hubiera perdido todo esto? y enseguida cierro los ojos y huelo el paso del tiempo, pequeñita pequeñita qué feliz me haces.


IMG_0050

buenas noches de chocolate…

primera reunión de la Ecai

El miércoles pasado fuimos a la reunión de la Ecai, la primera desde que empezamos, éramos unas veinte familias solo en Valencia, la gran mayoría pues como nosotros expectantes, son nuestros ojos y la única fuente de información. La verdad es que tenía ganas de ir  a pesar del hormigueo en la barriga y los nervios de no saber para qué era la convocatoria, pero aun así son las señales que me indican que estamos esperando, que estamos en camino.

La reunión era informativa, nosotros ya habíamos ido antes de iniciar el expediente a visitar la ecai así que gran parte de esta información ya la tenía,  siempre está bien refrescar pero yo necesitaba saber algo más, algo que por mucho que me empeñe es imposible que me digan, ni esa Ecai ni la Ecai mejor del mundo ¿pero cuándo? la pregunta del millón.  La Ecai me ha dado buena sensación, me parecen profesionales y serios, también amables, y eso es muy importante a la hora de adoptar, y más cuando no se puede elegir como es nuestro caso, si o si por ahora tenemos que firmar con ellos. Vietnam creo que es un país con garantías, el proceso parece transparente y está bastante organizado, me fui con la sensación de “orden” y para mí esto es importante.

Por ahora dicen que la asignación de un menor para las familias desde el momento en que te dan el certificado de idoneidad que es realmente cuando entras en una bolsa de espera (el nuestro nos lo dieron en agosto de este año) ronda los dos años. Dos años…. tengo el corazón y el pensamiento algo dividido, por una parte y si lo comparo con la espera de María dos años es un paseo en barca, firmaba ya! pero por otra parte no puedo evitar pensar que la tendencia es que se alargue, de hecho cuando empezamos estábamos en un año año y medio, ahora ya son dos (y dos hasta la asignación porque hasta que vas a por él/ella en Vietnam pueden pasar de seis a nueve meses más, no lo quiero ni pensar)… Intento ser optimista pero no creo que vuelva a ser mamá hasta bastante tiempo. el oído se me ha empezado a acostumbrar. dos años. parece poco pero… ¿realmente es poco? jolín… es un hijo, si lo comparo con países como China Colombia, hay familias que llevan esperando muchos años y ahora Etiopía también, pues… es poco si pero pensándolo fríamente… le pienso ya cada día lo visualizo cada segundo, le rezo cada noche.

Menos mal que de este hilo rojo estamos tirando todos un poquito, menos mal. Gracias por acompañarme estoy recibiendo muchísimo cariño que seguro seguro llega hasta Vietnam.

De esta reunión ya va a hacer una semana, no he tenido mucho tiempo de escribir pero quiero contar cada pasito que damos así el día de mañana tendremos todas las pieza del puzzle de nuestra historia para montarla juntos.

Feliz semana