te dibujaría ya

“Querido hij@

la mamá siempre piensa en tí pero llevas unos días especialmente en mi corazón y en mi pensamiento. Ya ocho meses desde que empezaste a crecer en nosotros y hay días como hoy que creo que además te soñaré. 

Por aquí cada día hablamos de tí, cómo serás, cuántos años tendrás, serás parlanchín y alocada como tu hermana o tranquilo como papá. Me guardo los juguetes con cariño, la ropa, te imagino en casa, te veo con nosotros, me imagino yendo a por tí, cogiéndote en brazos por primera vez… probablemente quede mucho tiempo pero ahora es mucho más fácil imaginarte en mis brazos, cojo a tu hermana y te abrazo a tí también. No tengo ni la más remota idea de cuando vendrás, seguramente ni has nacido y ya deseo tenerte. ojalá no tuviera prisa y te dejara existir pero hay días como hoy que no lo puedo remediar y te dibujaría ya.

Ojalá pudiera controlar mis prisas pero es que te deseo mucho y con tanta fuerza… Te esperamos cada segundo y te amamos cada instante. Ahora mismo me iría nadando (y eso que apenas sé) solo a besarte en la frente y desearte buenas noches aunque solo fuera un segundo. sé que queda tiempo, sé que beso el aire, pero necesitaba escribirte hoy, sentirte hoy, dibujarte hoy.

Buenas noches pequeñ@ te beso y te abrazo el alma”

 

A veces hay días en los que pienso todo el rato en dos, hablo en plural cuando me refiero a los hijos y es todo tan intenso que pienso que vivo en un mundo, mi mundo, que todavía no es real. Pero es que crece en mí y no veo otra forma de esperar que ésta, no le siento, no le veo, pero sé que está y mi terapia es dirigirme a él.

Ayer nos llegó una citación para acudir la semana que viene a una reunión informativa de la ECAI  sobre la situación actual de las adopciones en Vietnam Lista 2 (pasaje verde).  Nuestra primera ecografía tras ocho meses de espera y aunque en principio debe ser algo bueno (estar informados del proceso es necesario  y no siempre es así) pues no puedo evitar sentir un nudo en la boca del estómago ¿qué nos dirán? ¿para qué será la reunión? ¿irá todo bien? es curioso porque es necesaria la información pero en este proceso el silencio a veces es lo único que te indica  que todo sigue bien…

Bueno, el silencio y mis ganas locas de avanzar.

Buenas noches ¡gracias por acompañarme!

IMG_0005

 

Anuncios

volver

Me levanté feliz, sonó el despertador abrí un ojo y pegué un salto de la cama. Había llegado el día. En casa dormían todos menos mi madre que ya estaba preparando la cafetera ¡Ay madre que me caso! Todavía no ha amanecido pero vislumbro un precioso día a pesar de que ayer calló un buen chaparrón. Me miro al espejo, tengo los ojos un poco achinados, un poco no, bastante achinados casi no los puedo abrir aun así me veo bonita, muy bonita de felicidad. Todo va a ir bien me repito, y pienso en él que estará durmiendo seguro ¡es que todavía son las siete! En casa empieza el movimiento, mis hermanas que son pequeñas están locas de contentas van por primera vez a la peluquería para peinar sus preciosas melenas y la maquilladora les ha prometido algo de color. Me voy a la ducha y mientras el agua corre por mi cuerpo siento qué afortunada soy de tener este día de cuento, me siento nueva, a puntito de dar un gran paso en mi vida.

Mientras me seco el pelo rezo para que mis rizos queden regordetes y suaves, sabía que era una locura pero siento que solo yo sé  peinarme de mí misma, estoy tan feliz que me siento segura para hacerlo. Después de un café entre sonrisas y miradas cómplices nos bajamos a la peluquería, Pili hoy solo se dedica a nuestra familia me siento como una princesa, me pintan las uñas, me ponen cremas, y delante de mí la imagen de la felicidad: mis hermanas, mi madre y mis tías entre risas rulos y tocados.

Salgo la última me han hecho un semirecogido con unas pequeñas flores de tul y algún rizo que se escapa bailando sobre mi cara. Son las 14.00h casi la hora de maquillarme, me giro en cada portal y en cada reflejo donde pueda verme. Soy yo. soy yo casi de novia, menudo día tan bonito ha salido.

Cuando llego a casa ya me están esperando para maquillar, algo sencillo y natural, mis labios tienen brillo como mis ojos, color en las mejillas y luz en la cara. Me pongo la ropa interior reservadada para ese día, me visto, me miro al espejo, y me veo radiante. No era el mejor vestido, ahora hubiera sido muy diferente, no era el mejor peinado, era como cualquier día, mis ojos seguían achinados aunque el rizador de pestañas ha hecho maravillas pero yo… yo me veo radiante. Estoy feliz, muy feliz y esto me sienta fenomenal.

Al salir de casa  me llevan mis padres a la Iglesia. Pasando de protocolos, es mi padre quien conduce al lado de mi madre. Me han preparado un Cd de música, la música que nos gusta y con la que he crecido, mi padre va despacio, saludamos a todo aquel que pasa por nuestro lado y en mi cara el reflejo de felicidad. Estoy a punto de casarme con el hombre perfecto para mí.

Llegamos a la Iglesia, me ayuda mi padre a salir del coche y me cuesta enfocar los ojos, quiero verlo todo pero sobre todo quiero verle a él. Mis ojos le buscan quiero cruzarme con ellos ya. De repente la música empieza a sonar, es mi amiga Ana la que canta y me acompaña al altar del brazo de mi padre y allí mis ojos se cruzan con los suyos. Y se llenan de lágrimas de emoción. Ya voy… ya llego, y despacio me suelto del brazo de mi padre, me da la mano da un beso en los labios y me dice al oído: hola cariño estás impresionante. Nos cogemos de la mano y hasta hoy.

A veces necesito volver. Pongo el vídeo y le doy al play. Todavía lo veo y me emociono al recordar. A veces como hoy abro la caja de los recuerdos y vuelvo. Durante estos años he necesitado volver más de una vez para hacer memoria de lo importante, y  ¿qué es lo importante, me he preguntado durante años? Lo importante eres tú y solo tú. Y mi corazón se calma. Volver siempre es bueno y hoy necesito estar ahí, en ese bonito 21 de octubre del 2006.

Nueve años, nueve intensos años que hoy los siento como un suspiro. Volver es maravilloso porque veo que no teníamos ni idea de lo que nos esperaba y de lo que íbamos a ser capaces de hacer juntos. Menos mal que me casé con un valiente. menos mal que me casé con mi complemento perfecto, con mi noche y cielo, menos mal que elegí a la fortaleza y a la lucha, menos mal que te cruzaste en mi vida y elegiste quedarte. Hoy vuelvo a sentir estas sensaciones hoy me veo en el reflejo del espejo y en los portales y me veo con el mismo pelo y el mismo rizo en la cara, con los ojos achinados y alguna ojera de más, me veo con alguna cana y mis mechas por hacer y me sigo viendo bonita de felicidad porque contigo y solo contigo quiero caminar por la vida.

Y como fruto de este amor tenemos aquí a Maria que es el mejor de los regalos y a los que Dios quiera dejar en nuestras manos ¿Te imaginas si nos lo hubiera dicho un pajarito? Hubiera sido como un chiste, quizás hubiéramos salido corriendo del susto. Quizás. El caso es que  hoy nueve años después vuelvo y sé que te quise mucho ese día, pero hoy… hoy te quiero de verdad.

marta

IMG_9275

Felicidades mi amor.  De aquí a la luna.

un entorno ideal

Este puente hicimos una escapada a Cáceres. Me ha encantado la ciudad, callejear por el casco antiguo sus calles  fachadas de piedra y rincones bellísimos que te trasladan a la Edad Media y a un entorno perfecto para poner en práctica todo lo aprendido estos últimos meses de fotografía. Cámara en mano, un estilismo cómodo para María y un santo marido que cargaba con carrito y mochilas, todo preparado para yo poder moverme al ritmo de mi ya torbellino.

La verdad es que desde que soy madre me siento más creativa, tengo más ganas de aprender, pasar tiempo haciendo cosas que me llenan y si además tienen que ver con esta nueva faceta de mi vida pues mucho mejor. Sí, lo sé voy un poco al revés del mundo pero lo cierto es que mi primera hija ha sido mi inspiración en muchos sentidos. La fotografía siempre me ha gustado me regaló mi marido una buena cámara hace seis años pero del automático no había pasado. Hace meses me enteré por una amiga del curso online de Hello Creatividad sobre fotografía,  Hello Family impartido por Jéssica Davey a quien ya seguía en Instagram,  pensé que era una oportunidad y las fotos de Jéssica me transmitían aquello que yo quiero capturar en este momento de mi vida.  Me apunté y el resultado ha sido sorprendente, no solo porque he aprendido muchísimo partiendo de cero sino por lo que este curso ha sacado de mí. Para empezar ratos solo para mí, para sentirme bien, llegaba el día de la clase y cuando se acostaba todo el mundo en casa me apetecía quedarme frente al portátil, en pijama, boli libreta y  una infusión a disfrutar de mi momento, conocer gente, inspirarme con Jéssica, desde luego que ha sido todo un descubrimiento, mucho más que un curso online! Sin duda os lo recomiendo.

blog1

Así que el día de antes de salir de viaje saqué los apuntes los repasé y me lancé. En mi cumpleaños mi marido me regaló el objetivo 50mm fijo !Cómo una niña de cuatro años estrenando su regalo  de cumpleaños me hizo una ilusión tremenda! Es luminoso económico y permite ese acabado bokeh que me encanta, tanto que creo que tengo que volver ya que como veis María sale ideal pero en la gran mayoría de fotos Cáceres y sus bellos monumentos no salen. De todas formas estoy contenta porque lo que realmente me hacía ilusión era poner en práctica todo lo aprendido en un entorno ideal como ha sido éste, capturar el movimiento, jugar con la luz y las sombras, probar texturas diferentes en definitiva experimentar  ¿Qué os parece el resultado?

IMG_9260

IMG_9486

IMG_9790

IMG_9360

IMG_9389

IMG_9699

Estoy motivada, ilusionada, en la fase de “no sin mi cámara”, supongo que tendrá que ver mi deseo de congelar este momento de felicidad y guardarlo para siempre, creo que los primeros años de la vida en familia son muy importantes para construir nuestra relación  un entorno de risas y alegría, de libertad y creatividad, es mi objetivo y me encantaría en unos años recordar estas sensaciones a través de la fotografía.

Algo curioso y a la vez bonito y que he descubierto al ver y editar las fotos ha sido darme cuenta que María ha llevado dibujado una carita en el suéter y en el vestido todo el fin de semana. Imposible no pararme en ese detalle, me chiflan los detalles, las señales, yo lo tengo claro, en mi mente tengo a dos hijos y mis ojos lo ven.

Y tú ¿visualizas lo que quieres?

IMG_9852

¡Hasta la próxima!

¿y ahora qué?

La pregunta del millón ¿Y ahora qué? Esta semana resurgen en mi sentimientos que fácilmente reconozco de años atrás. Hay semanas muy activas en las que los días pasan buscando papeles información o documentos, llamando a la Ecai, a Consellería, a una familia a otra, entrando en blogs investigando y buscando señales que digan que todo va bien, y otras como ésta en las que no hay ningún movimiento que me recuerde que sigo siendo una elefanta embarazada. No siento nada, no busco nada y no hago nada ¿Y ahora qué me preguntaban hoy? Esta es la cuestión.

La espera en la adopción es toda una aventura, como todo en la vida hay muchas formas de esperar y de vivir, en mi caso no sé vivir si no es intensamente y esto a veces es muy bueno pero otras hace más compleja si cabe esta maternidad. La realidad es que estás esperando un hijo pero un hijo que solo ves tú, no lo ve tu vecina, no  lo ve tu familia, no  lo ve la chica del súper ni  lo ven en tu trabajo, a veces tampoco lo ven la gente que más te quiere, por una simple razón, porque no se ve, no se nota, porque no crece la barriga, porque utilizas la misma ropa de siempre y porque no se  hinchan los labios ni pedimos permiso para visitas médicas, no hay ecografías ni contamos las semanas. Pero lo tenemos, lo tenemos en el pensamiento y en el corazón y crece crece y crece.

Y ahora qué hacemos ¿Cómo se conjuga la vida con este embarazo invisible y lo más difícil  hasta cuándo se puede esperar así? Querida amiga que me haces preguntas que dan respuesta a mi semana asintomática, ya tengo la respuesta la he buscado en mis recuerdos : No nos va a crecer la barriga, nos va a crecer la sonrisa, nos va a crecer el corazón vas a alucinar hasta donde se puede amar y no solo a nuestro futuro hijo, vas a amar a mucha más gente que se cruzará en tu camino y se quedará. No vamos a utilizar más talla, vamos a comprarnos ropa cómoda para correr juntas por la vida descargando esa energía acumulada posiblemente de años. No se nos van a hinchar los labios, bueno a lo mejor sí pero de tanto hablar y hablar. Se nos hincharán a veces los ojos de lágrimas, seguro de emoción y alguna vez de sufrimiento para qué te voy a engañar, no vamos a ir a visitas médicas pero a partir de ahora la puerta de tu casa y de tu vida la puedes dejar abierta porque mucha gente tocará y te pedirá entrar. No vamos a tener ecografías durante este tiempo pero aparecerán señales que te indicarán que está, que ése es el camino. No son visibles las semanas pero tus ojos, tu boca, tus ojeras, tu rostro, tus nervios, tu cansancio, tu entusiasmo, tu luz, tu mirada, tu esperanza, tu y solo tú harás visible que tienes un hijo que crece en el corazón. No contamos las semanas porque perderíamos la cuenta pero contarás los segundos hasta que llegue el día en que por fin lo tengas en los brazos.

Solo así sé vivir amiga… esperar sabiendo que algún día llegará y cuando llegue le diremos que fuimos felices, que le esperamos sonriendo, preparando cada detalle para él. Te dicen que no hagas ni compres nada hasta el final pero yo decidí arriesgar no hice caso de esta recomendación cambié dos veces de habitación, me volvía loca comprando cojines de todos los colores, peluches y cuentos, le pedía a los reyes magos regalos y siempre contaba con ella sin saber ni siquiera si existía, sabía que arriesgaba y a veces me daba  miedo pero no sé vivir de otra forma, no sé ni quiero esperar de otra forma, y en este nuevo embarazo de elefanta no pienso negarte, no pienso borrarte, estás pequeñin@ y creces y creces en mí.

¿Y ahora qué? lee, escribe, sueña, busca, aprende, visualiza, siente y cree. Sobre todo cree.

IMG_9511

empezamos

Llevo tiempo dándole vueltas a esto de hacer un blog y tras hacer un pacto de paz con la informática e inspirada y empujada por muchos de vosotros hoy he decidido empezar. Empezar así, sin mucho diseño, sin nada de idea pero con un montón de ganas de hacer lo que me apetece de verdad, tener un lugar donde escribir, donde compartir mis momentos con la vida y sus sorpresas. La mía está llena de ellas y estaría genial compartirlas contigo.

Me llamo Marta, mi vida es bastante sencilla y tranquila, soy una persona normal tengo una profesión normal, una familia que me quiere y suelo ir acompañada en el camino. Me casé hace nueve años con mi complemento perfecto, somos el cielo y la tierra ¡y si no que se lo pregunten a las psicólogas que nos valoran para obtener el certificado de idoneidad! Pero tenemos una cosa en común, somos un equipo y nos queremos muchísimo. Mi vida no está siendo como yo la imaginaba, está siendo muchísimo mejor. Cuando era pequeña y me preguntaban ¿Qué quieres ser de mayor? la respuesta automática era: quiero ser mamá y tener muchos hijos. Soy hermana mayor de seis hermanos y vivo rodeada del calor de nuestras familias, no era un planteamiento, era una convicción, de mayor voy a ser mamá. Hace nueve años un diagnóstico tumba todos mis planes y la vida me brinda una oportunidad: Ser una familia diferente. Un frenazo en seco que incluso aun puedo sentir el dolor al recordar y un largo camino por delante para volver a encauzar mi vida y sus sorpresas. Nueve años después miro un poco atrás y siento agradecimiento, aquel frenazo hizo que tomáramos otra dirección, la que nos llevaría años después hacia nuestros hijos.

Hoy tengo una hija en mis brazos y otr@ en el corazón. El camino hacia ellos no es fácil, nuestro embarazo no son nueve meses, sé cuando empieza pero nunca cuando acabará y mientras, crecen y crecen en mi corazón. El día que elegimos adoptar sentí alivio y una gran ilusión. Dejé atrás tratamientos, inyecciones, calendarios, visitas a médicos y encuentros programados y empezamos la mejor de las aventuras: buscar a nuestros hijos e intentar vivir cada día sabiendo que en la otra parte del mundo nos están esperando. Mis hijos no han estado en mi barriga pero sí en mi pensamiento mucho antes incluso de saber que existían. Hace siete años, cuando todavía no estaban en mis planes estuvieron en mis sueños. Sí, una noche soñé con ellos, eran dos, una niña negra con dos coletas muy grandes y un niño. Solo me acuerdo que jugábamos, nos reíamos mucho y estábamos felices. Esa mañana me levanté feliz, muy feliz y sin entender nada lo conté como anécdota y lo guardé en el corazón.

Ahora estoy escribiendo en mi cama, está todo en silencio, estoy cansada pero me pueden más las ganas de gritar lo afortunada que me siento. Tengo a mi lado al hombre del que estoy enamorada, el que yo necesitaba, cada día sé que es él y no otro, me hace reír, me acompaña en mis pensamientos, comparte la vida conmigo,  es un estupendo coach siempre impulsándome a cumplir sueños y un padre maravilloso. Y al otro lado tengo a nuestra hija, mi guerrera, mi milagro, nuestro milagro que nació hace dos años en Etiopía y nos adoptó como padres. Cada día cuando me llama mamá o me dice te quiero me emociono, sí, puede parecer exagerado o demasiado cursi pero me da igual, han tenido que pasar muchas cosas en el mundo para que hoy estuviéramos juntos los tres ¿Cómo no lo voy a celebrar a cada instante?

Y de nuevo estoy embarazada de siete meses, nuestr@ segundo hijo nacerá en Vietnam y desde el minuto uno crece en mi alma y en mi corazón. Mimarietaytu es para vosotros: mimarieta querida “y tú” que aun no sé quién eres pero que ya formas parte de mi vida. Para ti que no te siento aun pero puedo cerrar los ojos y verte, para ti que nacerás, sobrevivirás, crecerás y nos esperarás. Para ti hij@ mío este blog, para que sepas cuánto te deseamos desde antes de saber que eras tú.

“Mimarietaytu” también es por tí y para ti,  para tí que lees en silencio,  que me sigues,  que me escribes  que me abres tu vida de par en par, tus esperanzas, tus miedos, tus planes y tu cariño. Tú que me inspiraste, impulsaste, que me ayudaste y  me animaste. Sin duda sois el motor de este nuevo proyecto que hoy con mucha ilusión empiezo.

Estoy muy agradecida, si te apetece estaré encantada de que te quedes conmigo.

!Empezamos!

IMG_3866

IMG_9000